miércoles, 12 de diciembre de 2018

La leyenda del hilo rojo

Últimamente pienso mucho en el destino, si realmente todo está escrito en las estrellas y no hay nada que podamos hacer para cambiar lo que vendrá porque todo es un plan perfectamente orquestado....O si será verdad la teoría de que el universo es tan grande que todo lo que puede pasar, está pasando todo el tiempo.  No sé por qué pero tengo una especial predilección por los detalles en color rojo, nunca ha sido así, y no es porque se acerque la Navidad, me lleva ocurriendo unos meses... No soy una persona supersticiosa, me encanta el número 13, pero siempre me ha hecho gracia que la gente regale pulseras de color rojo para el mal de ojo, creo que me gusta mas el hecho de que alguien se preocupe por ti como para regalarte eso para que no te pase nada...
Pero volviendo al destino, si hay algo que siempre me ha inquietado es la leyenda japonesa del hilo rojo, supongo que ya la conocéis, esa que dice que las personas importantes en tu vida están unidas a ti mediante un hilo rojo invisible a los ojos, y que por mas que hagas y lo que tu quieras, habrá algo que siempre os hará estar unidos, y si será así en todos los universos paralelos.
Tampoco sé si se aplica solo a las personas o también a lugares...porque como sabéis, tengo una especial conexión con Jávea, una conexión que mucha gente de mi alrededor no entiende, pero que tira de mi como si realmente estuviese atada a ella, a los atardeceres de Cala Blanca...os juro que a veces pienso que en otra vida viví allí, y tengo flashbacks extraños, o quizás es una de las vidas  paralelas y la veo de alguna manera incomprensible, a vosotrxs os pasa eso?

Así que por todo esto, porque soy fanática de estas historias bonitas y romántica hasta la médula, he decidido hacer la pulsera de hilo rojo con el corazón de Bohemian Nature, para que puedas regalarla o regalártela, quién sabe, quizás sea el motivo de conversación con tu destino, tu hilo rojo...

Nos vemos...(si el hilo quiere )

No hay comentarios:

Publicar un comentario